Igeldo: guía práctica para todos los públicos

El pasado martes compareció el Sr. Martin Garitano, actual Diputado General de Gipuzkoa, ataviado con la corbata de las grandes ocasiones (partidos de la Real en Old Trafford, cumbres de Aiete, etc..) para comunicarnos, solemnemente, que a partir del día siguiente brillaría con luz propia un nuevo municipio en Gipuzkoa: Igeldo, el número 89. A partir de ese momento todo fue sorpresa, confusión, desconcierto…hasta llegar al Pleno de ayer en el Ayuntamiento de San Sebastián, que comentaré más adelante.

Como quiera que en esta cuestión se cruzan argumentos dispares y contradictorios, voy a intentar aclarar de la manera más sencilla posible, los interrogantes que pueden surgir al respecto y que de manera más lógica puedan plantearse:

1.- Igeldo siempre ha querido ser municipio independiente: en una sociedad como la actual, donde los conceptos “siempre” o “históricamente” se han devaluado hasta extremos de bono-basura, considerando “clásico” un Renault 18 de 1985 o la camiseta de Naranjito del Mundial ’82, calificar como histórica una reivindicación como la de Igeldo es, cuando menos, un tanto osado. Igeldo pertenece a San Sebastián desde su fundación como villa, en 1180. Es, en los años ’90 cuando un colectivo de vecinos, liderado por el actual Alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, comienza a hablar de desanexión, aunque en su momento se mostraban dispuestos a explorar otras formas de colaboración.

2.- Igeldo quiere ser independiente por no sentirse atendida por Donostia: es el argumento más consistente que parecen tener quienes promueven y/o apoyan la desanexión. Más incluso que el de tener una identidad propia y diferenciada de San Sebastián, que sería lo lógico y a lo que se apela en estos casos. En mi opinión  no es exacto y ni siquiera justo en este caso: precisamente el cuidado exquisito que se ha tenido en Igeldo a la hora de preservar su identidad, su carácter rural, y no “cargarle” con determinadas infraestructuras o equipamientos generales y no promover un urbanismo intrusivo es la mayor prueba del respeto y la consideración que se ha tenido siempre hacia Igeldo, lo que es más meritorio aun en una ciudad con los problemas de espacio y suelo de San Sebastián.

Igeldo se ha “aprovechado” de formar parte de una ciudad más grande, y se ha evitado tener, en una zona con apenas 1.000 habitantes (1056 a día de hoy, para ser exactos) infraestructuras como un vertedero, las cocheras de autobús, el parque de bomberos, la depuradora, o que se le hayan construido, por ejemplo, 500 nuevas viviendas de VPO, tan necesarias en nuestra ciudad. De todo eso se ha librado Igeldo gracias a pertenecer a una ciudad más grande. Y, a cambio, ha tenido la atención, el mantenimiento o las actuaciones (variante de Igeldo, etc..) normales en otros barrios, atendiendo a sus necesidades y población. En este sentido, cabe recordar que, sólo en dos rascacielos de mi barrio, Bidebieta, vive tanta gente como en todo Igeldo, por poner un ejemplo gráfico y sencillo de entender.

3.- El pueblo ha hablado en la consulta y hay que respetar su voluntad: demostrado, en mi opinión, que nadie tiene nada en contra de Igeldo, debe quedar claro que tampoco lo tenemos contra quienes han votado a favor de la independencia o contra ella. Son personas a las que se les planteó una consulta y votaron lo que mejor les pareció, debo creer que libremente. Esa no es la cuestión: el problema es que, para empezar, la consulta tenía serias dudas de procedimiento, como rebajar la edad a los 16 años (para “asegurarse” un resultado ya bastante amarrado, por otro lado), un sistema de voto por correo con una confidencialidad muy dudosa, una campaña pagada por medios públicos a favor del “Sí/Bai”, sin que nadie pudiese defender en igualdad de condiciones la opción contraria, una mesa electoral compuesta exclusivamente por los partidarios de una opción concreta…y así todo. El proceso no solo estaba encaminado a un resultado determinado, sino que se tomaron las medidas necesarias para asegurarlo. Y aun así, escasos 200 votos decidieron la diferencia.

La consecuencia de todo esto es que 300 personas que votaron “sí/bai”, han decidido sobre un territorio que es el 17% de un municipio de 183.000 habitantes que nada han podido decir al respecto. Un 0’5% de la población ha decidido sobre algo que afecta al restante 95’5%, que se ha quedado absorto, sin poder opinar, y viendo cómo se ha quedado sin Igeldo el 18 de Diciembre igual que yo me quedé sin abuela en Agosto: de la noche a la mañana y basándose en un resultado de una consulta que ni siquiera era vinculante. Y todo ello pese a la oposición de la inmensa mayoría del Pleno Municipal de San Sebastián, cuyos 19 de 27 miembros estaban en contra de esa segregación, es decir, la representación democrática de casi 3/4 partes del municipio.

4.- En todo caso, esto no perjudica a nadie y es bueno para todos: esto sí que es falso. Pero falso de toda falsedad, como diría Cospedal. Para empezar, ya hemos señalado que San Sebastián pierde el 17% de su territorio, un territorio que ha sido preservado y cuidado, entendiendo que debía respetarse su identidad y su carácter semi-rural. La pérdida de Igeldo modifica los ratios por habitante de suelo disponible, de suelo libre, de suelo verde de toda Donostia. Así, Igeldo pasa a ser uno de los municipios más ricos y con más suelo disponible por habitante:

– Mientras que la media en Gipuzkoa es de 300 habitantes/ km2, en Igeldo la media es de 100 habitantes/km2, es decir, una densidad 3 VECES MENOR que Gipuzkoa

– Ahora bien, lo de Donostia es más escandaloso aún: si antes tenía una ratio de 3.000 habitantes/km2 ahora estamos aún más apelotonados y tendremos 3.600 habitantes/km2

– Conclusión comparativa: IGELDO 100 hab./km2 ——>DONOSTIA 3.600 hab./km2

Añadamos a ello que Igeldo se lleva todos los equipamientos y gastos que el Ayuntamiento ha hecho allí durante décadas, pero NINGUNA DE SUS CARGAS, como por ejemplo los créditos de unas VPO de alquiler que hizo allí el Ayuntamiento en las que viven igeldotarras y que aun están pendientes de pago. Es decir, es como si en un divorcio unos de los cónyuges se queda la casa y vive en ella, pero el otro, además de irse fuera, tiene que seguir pagando el 100% de la hipoteca. Un despropósito. Y, para que no haya dudas de esto, adjunto el artículo del Decreto de la Diputación que lo señala:

Decreto

A ello podemos añadir que el pasivo del Ayuntamiento de Donostia es de unos 200 millones de €. Si repartimos entre los habitantes de la ciudad, sale a unos 1.000 euros/persona. Si Igeldo tiene 1056 habitantes significa que Igeldo debería llevarse consigo una deuda de, aproximadamente, 1 millón de euros. Cosa que no va a ocurrir, ya que se van limpios de toda mácula financiera…

5.- El papel del Alcalde de Donostia/San Sebastián en todo este proceso: comenzaré señalando algo en favor del sr. Izagirre en toda esta cuestión: él ha sido (hasta el día 18 de Diciembre) coherente. Tenía una trayectoria acreditada y reconocida de más de 20 años buscando y luchando por la independencia de Igeldo, y vino aquí principalmente para eso. Las demás cuestiones son accesorias (por primera vez en más de 20 años, por ejemplo, este año se han calificado 0 -cero- viviendas de VPO en San Sebastián; el mantenimiento es penoso, la limpieza deficiente, todos los miembros que lograron el 2016 lo han abandonado y se despeña sin freno al abismo, etc, etc…) y su objetivo ha sido logrado. Izagirre fue el caballo de Troya que la Izquierda Abertzale nos introdujo en el Ayuntamiento para hacer a la ciudad más pequeña, más débil, con menos territorio y población, consiguiendo de paso, una estrella más en la lista de los municipios que pasan a ser gobernados por Bildu en Gipuzkoa. Jugada maestra y redonda para él. Entiendo, no obstante, que esa coherencia se pierde a partir del día 18 de diciembre, ya que su objetivo está conseguido. Ahora es Alcalde de un municipio del que ha hecho todo lo humanamente posible por no pertenecer hasta conseguirlo. Ya no es que no esté empadronado aquí -lo que podría ser anecdótico-, sino que ni siquiera quiere ser donostiarra. ¿Cómo va a poder defender los intereses de la ciudad? ¿cómo, siquiera, va a poder izar la bandera el día 20 de enero del patrón de una ciudad de la que reniega?

Ante esta situación, los márgenes de actuación de los Grupos de la oposición son muy limitados: se podría, en primer lugar, plantear una Moción de Censura para acabar con este dislate, pero el PNV se niega, ya que supondría volver a poner a un socialista al frente, a pesar de que en Diputación también se podría realizar el relevo y gobernaría el PNV. Pero no…la “doctrina Montoro” funciona en Gipuzkoa a pleno gas. Que se hunda Gipuzkoa, que ya la salvaremos nosotros, parece decir cada día Egibar, prolongando una agonía que sería impensable en Bizkaia y muchísimo menos en Bilbao. Y los demás, intentamos sobrevivir y denunciar lo que está ocurriendo, siendo limitados en nuestra libertad de expresión por Izagirre en la actuación más absolutista y bochornosamente bolivariana que se recuerda en todos los años de democracia de este Ayuntamiento, hasta el punto de impedir hablar a un Funcionario de máximo rango municipal.

y 6.- Hay que respetar el Derecho a Decidir: Y, para ello, nos ponen como ejemplo Escocia, pero obviando que allí la consulta es pactada, la pregunta es pactada, se pueden hacer campañas en igualdad de condiciones, ha habido un pronunciamiento de sus respectivos Parlamentos y Gobiernos, y al reférendum le acompaña un “libro blanco” en el que se especificarán, entre otras cosas, las cargas que tiene que asumir el nuevo Estado, si se independizara. Es decir, que cualquier comparación con el proceso de Igeldo es pura ciencia ficción. Pero ficción de la buena, no de serie Z, como la de Garitano e Izagirre.

Anuncios

17 comentarios en “Igeldo: guía práctica para todos los públicos”

  1. Enrique, una pregunta: No es cierto que durante las legislaturas de Odón Elorza, éste propuso la conversión de Igeldo en Entidad Local Menor, promesa que no se ejecutó. Creo que si la hubieseis llevado a cabo, nos hubiésemos ahorrado esta situación…

    1. Hola, donostiarra. Fue justo al revés: se les propuso la Entidad Local Menor y cuando ya había un acuerdo del 95% en todas las materias, ellos finalmente se negaron y fueron “a por todas”, es decir, la independencia.
      Y no te lo cuento de oídas, sino en primera persona, porque yo negociaba con Izagirre e Itxas Aurre esta cuestión, ya que yo era el Concejal de Participación Ciudadana.

    1. No conozco esos casos, y no puedo darte más datos. Pero tú mismo lo has dicho: se “pactó”. Aquí no hay pacto alguno, hay una decisión unilateral de la Diputación de Gipuzkoa, contra la opinión mayoritaria de las Juntas Generales del Territorio y el Pleno Municipal, que se ha hinchado a aprobar Mociones y Declaraciones en este sentido

      1. No. Yo no he dicho que se pactó. Te he preguntado cómo se pactó -en su caso, obviamente. Pero, ¿se pactó?

        ¿Si no conoces “esos casos”, qué haces en ese cargo tan importante de un partido tan importante en el País Vasco?

  2. de Wikipedia:

    Igueldo existía ya como aldea cuando en 1180 se creó la villa de San Sebastián.[…] Con arreglo a la ley municipal de 1845, Igueldo se constituyó en municipio, tuvo alcalde y ayuntamiento independiente; pero este duró solo seis años, reintegrándose a San Sebastián en 1851.[…]

    1. Exacto: como “aldea”, no Municipio. Solo tuvo Municipio durante 6 años, y desde 1.851 está integrado en San Sebastián. Pero yo no hablo tanto de los antecedentes como de la inquietud por la independencia o la desanexión. Esa es muy reciente, y de un grupo de personas muy concreto.
      Lo que no quita para reconocer que existía esa inquietud, pero no de manera “histórica”, como si tuviera 100 años, como algunos han argumentado.

    1. No lo sé, sinceramente, porque nunca se llegó a plantear así. Yo sí creo que algo deberían poder decir los/as donostiarras. Las implicaciones para ellos y ellas son muy grandes, no es algo anecdótico.
      Aunque reconozco que la pregunta era clara, mucho más que en Catalunya. Pero el procedimiento ha sido desastroso (en mi opinión, insisto)

  3. Aupa Enri. Estupendo artículo. Añadiría que:

    1) el 25% del suelo no urbanizable de San Sebastián se encuentra en Igeldo, un dato relevante si tenemos en cuenta las premisas de la actual Ley del Suelo, que obliga a los municipios a computar zonas no urbanizables (territorio virgen, para entendernos) en compensación a los desarrollos residenciales o de caracter económico que se pretendan emprender. De hecho, el Plan General aprobado hace 3 o 4 años en el Ayuntamiento, posiblemente haya quedado descuadrado porque los desarrollos de Auditz Akular o -lo que es más grave a estas alturas de la peli- Txomin podrían no contar con esos contrapesos de terreno no urbanizable que disponíamos en Igeldo. Ni que decir tiene que Donosti tiene una escasez de terreno preocupante, y que, a pesar de la crisis, sigue siendo necesario dar respuesta al problema de la vivienda con nuevos desarrollos de protcción pública.
    2) todo esto sucede con un gobierno minoritario en Diputación enfretado en este y otros asuntos a las Juntas Generales, y un gobierno minoritario en San Sebastián, enfrentado también a la mayoría democrática del Pleno Municipal. Eso sí, se han procurado una holgada y flamante maypría absoluta en su nuevo municipio de Igeldo.

    Aste buru on pasa, lagun, eta gozatu Santo Tomas egunaz.

    1. Mila esker Denis!

      sí, hay muchas más cosas que se pueden decir, efectivamente, entre las cuales están las que bien señalas, pero es que si lo cito todo me hubiese salido un post inacabable…

      Sí he mencionado la situación de minoría e incluso el rechazo de las mayorías plenarias, en JJ.GG y Ayuntamiento, que es justo lo contrario a lo que ocurre en Escocia e incluso Catalunya, ejemplos que algunos toman de referencia cuando y para lo que les interesa, igual que pasa con las consultas del PaP, como bien sabes.

      Berdin zuretzat, ondo pasa bihar!

  4. Hola Donatien. No me da la opción de responderte en tu comentario, así que lo hago aquí:
    Es cierto que no conozco esos casos, ni creo que tenga mucho que ver la responsabilidad que tengo en el PSE con conocerlos. Solo en Gipuzkoa hay 89 Municipios (Igeldo incluido, sí) y, como comprenderás, no puedo conocer la génesis de cada uno. Si eso lo ampliamos a Euskadi, con 251 (+1), la labor se me antoja casi de tesis doctoral, o incluso más ambiciosa.
    No obstante, insisto en que me parece poco relevante para el tema del post cómo se han gestionado otras desanexiones en Gipuzkoa o Euskadi. Lo que yo intento explicar, se esté más o menos -o nada- de acuerdo, es que este caso se ha gestionado francamente mal, y que Donostia ha salido totalmente perjudicada, sin tener ninguna oportunidad de opinar tan siquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s