Presuntos

Siempre que hay un caso socialmente relevante en el ámbito judicial, es habitual que familiares, amigos, conocidos me hagan la misma pregunta, como Abogado colegiado: “¿tú defenderías a esa persona?” (refiriéndose a un criminal, a un violador, a un defraudador, a un corrupto….) y la respuesta, por defecto, de un profesional que se dedica a ejercer el Derecho, siempre es la misma: “todo el mundo tiene derecho a la defensa, y todo el mundo es inocente hasta que se demuestra lo contrario”.

En un mundo y, especialmente, un país en el que los muros, las certezas, los mitos y los ídolos caen a puñados cada día, incluso una verdad aparentemente inmutable como el derecho a la defensa y a la presunción de inocencia, han flaqueado hasta quedar prácticamente inertes. El derecho a la Defensa lo ha reducido a la mínima expresión el hoy malogrado Ministro Gallardón con sus abusivas Tasas Judiciales y una Justicia Gratuita en mínimos históricos (responsabilidad esta del Gobierno Vasco) que hacen que para personas de recursos limitados o, simplemente para la otrora pujante y ya hoy escuálida “clase media”, sea de facto casi imposible emprender un proceso judicial para defender sus intereses, y ya no digamos recurrir a instancias superiores.

Pero, si el derecho a la defensa ha menguado, la inquebrantable Presunción de Inocencia, pilar de cualquier Estado de Derecho que tenga la decencia de querer llamarse así, se nos está escurriendo entre las manos como un reloj de arena quebrado por apretarlo demasiado. El término “paciencia”, derivado del latín “pax” (paz) y “scientia” (ciencia) ya ha cubierto todas las acepciones posibles en el ánimo de los ciudadanos, que ya no aguantan más, que están hartos, asqueados y cuya capacidad de asombro no solo no ha tocado suelo, sino que sigue cavando cada día ante un nuevo escándalo.

Y, como no hay paciencia ni credibilidad, tampoco resiste la Presunción de Inocencia. Detienen a un presunto pederasta de Ciudad Lineal y se dan todo tipo de datos, imágenes…que inhabilitan, por ejemplo, la validez de una rueda de reconocimiento, que influye de manera determinante en un futuro Jurado Popular, regalando a su defensa motivos para el recurso de la Sentencia…

Una Presunción de Inocencia que ya ha abandonado a quienes ejercen de manera honrada la política, a quienes jamás robaron un euro o tuvieron una tarjeta de crédito ya no “opaca”, sino simplemente para gastos de representación, por culpa de quienes, en un porcentaje ínfimo, utilizaron la vida pública para el enriquecimiento privado.

culpable

Pero esa fulminación de la Presunción de Inocencia no sólo alcanza a quienes tienen toda la apariencia de ser culpables, sino incluso a quienes llegan a ser víctimas. Hemos visto así que a Teresa Romero, la enfermera infectada con ébola, un Consejero de Sanidad y toda una pléyade de medios de comunicación afines al Partido del Gobierno Autonómico y Central, la acusaban a ella de ser culpable de su propio contagio.

Y en todo esto hay también una responsabilidad ineludible de muchos -no todos- medios de comunicación, de programas matutinos, de pseudo-tertulias presuntamente (estas sí) políticas…que sentencian y condenan sin derecho a réplica, sin análisis sosegado, sin ningún interés por saber el final del caso, que en ocasiones pudiera ser absolutorio, muy bien reflejado, por cierto, en la película “Gone Girl” (Perdida).

Sé que para muchas personas este puede ser un asunto de muy remota importancia. Personas que creen que jamás se verán en una situación en la que su presunta inocencia se vea vulnerada. Pero no es un problema individual, lo es colectivo, un problema que tenemos como sociedad, otro síntoma de una decadencia ética y moral, como la que hace a algunos Diputados de la derecha mofarse de un drama como la pobreza infantil o un director de cine ridiculizar al hombre que se dejó media vida por traer la Paz a este país después de 40 años de terrorismo. Una ruina, una pena en definitiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s