9 Palabras modernas, pero que ya existían

Mucho se ha hablado sobre los anglicismos de determinados términos, conceptos….no es un debate nuevo, en absoluto. Había quien hace décadas se llevaba las manos  la cabeza por hablar del “CD-Rom” o el “Hardware” o quién se creía ir al último grito haciendo jogging. En la medida en que, cada vez, hablamos o conocemos más el inglés y su terminología, ya no nos sorprende tanto la denominación en esa lengua de algunos conceptos o palabras, pero sí que algunos los empleamos creyendo ser los más modernos del pueblo, del barrio o de la ciudad. Eso incluye, ojo con ello, también algunos términos en castellano que se utilizan para describir un determinado contenido, tendencia, experiencia….

Este es mi poco sesudo y reflexionado análisis al respecto, poniendo algunos ejemplos que considero ilustrativos y que espero que os sirvan para poneros al día si aún no lo estáis:

Personal Shopper

Si crees ser muy moderna por ver “Blogueras de Moda” y tener (o ser) “Personal Shopper”, que sepas que eso ya lo hacía tu madre con tu padre hace 30 años (y quizá alguno menos), cuando le elegía la camisa, el traje o hasta los calcetines, e incluso le dejaba encima de la cama la ropa que ponerse cada día. Aún hoy en día se me cae alguna lagrimita al ver cómo un hombre de mi generación (o más jóven) le pregunta a su mujer: “¿Qué talla tengo, cariño?”

Brunch

Una expresión inglesa derivada de la unión de dos palabras: breakfast y lunch para definir una comida super cool que puedes hacer a mediodía, incluso en pijama, en un hotel, en un restaurante, en un bar….Es decir, lo que toda la vida ha venido siendo el aperitivo del domingo, el hamaiketako vasco o el “vamos a tomar el vermuth”. Solo que ahora con barba hipster.

FOMO

Es un acrónimo de “Fear of missing out”, es decir, el “miedo a perderse algo” , a no estar a la última, a no leer el último tuit ingenioso, el último vídeo de Facebook, el último post de Ignacio Escolar sobre vaya Ud. a saber qué. Eso era lo que, quienes hemos vivido en “bloques” de 16 pisos conocemos como pegar la oreja a la puerta o abrirla incluso un poquito o, directamente, salir a la escalera a enterarte de qué estaba pasando con la vecina del 6º y sus movidas con la del piso de abajo.

Crowdfunding

Cuando un proyecto -normalmente empresarial- no consigue la financiación adecuada o suficiente por las vías tradicionales, acude a financiación de personas individuales basándose, normalmente, más en las afinidades personales o sociales que en la expectativa de sacar un beneficio económico por quien aporta.

Básicamente, viene a ser lo que antes era poner esta carita a tus amigos y familiares

gatoy pedirles que te dejasen algo de dinero para un negocio genial que se te había ocurrido.

 

Amigovios

Este es un término recién acogido por la RAE que viene a definir una relación superior a la de la amistad, pero inferior a la del noviazgo. Lo que desde hace años se conoce como “follamigo/a” o, simplemente “un rollete” con el que te desfogas de vez en cuando, seas mujer u hombre y estés, preferentemente, soltero/a

Claro que la RAE también ha admitido “papichulo“, así que no es necesariamente de fiar en lo que a innovación se refiere…

Hiperémesis gravídica

¿Creías que tenías nauseas o vómitos propios del embarazo? Ay, inocente de tí… Lo que toda la vida ha sido encontrarte mal, mareada o con mal cuerpo, especialmente en los primeros meses del embarazo ahora se llama así: Hiperémesis gravídica . A cada solución, un problema.

Outfit

Si creías que con un “me pongo lo primero que encuentre en el armario” era suficiente para salir a la calle hoy en día o tenías un evento e intentabas combinar las prendas para no parecer el payaso de Micolor, estás muy equivocado/a. Ahora tienes que tener un outfit, nada se deja al azar y, mucho menos a tu inspiración cromática, especialmente si eres hombre o no te guías por “Blogueras de Moda” (ver punto 1º)

El colmo de rizar el rizo es el “working outfit”

 Coworking

En 1.994 me incorporé a un despacho de abogados compartido entre 3 en el cual pagábamos los gastos de manera común. Posteriormente nos cambiamos a otro piso más grande y vino un graduado social y otra abogada, así que ya éramos 5. Poníamos la misma cantidad todos los meses, pero teníamos un despacho más lustroso, amplio y cómodo. Y, al igual que nosotros, había infinidad de profesionales que compartían espacios: consultas de médicos, de dentistas, arquitectos/as, procuradores/as…la lista sería infinita.

Pues hoy en día ya no haríamos eso: haríamos coworking , porque “compartir despacho o consulta” es de viejunos que están out.

It-girl/ It-boy

Qué tiempos aquellos de los “ídolos juveniles” en los que llevábais las carpetas “forradas” con fotos de Leif Garret, Don Johnson, Pedro Marín, Miguel Bosé o, los más atrevidos llevábamos, además de la consabida retaíla de coches y futbolistas una foto de Monica Belucci, Michelle Pfeiffer o Maribel Verdú. Hoy en día hay que seguir a las It-girls o a los It-boys para saber qué es tendencia y qué y cómo tenemos que salir a la calle con nuestros “outfit”. No es ya necesario cantar bien o mal o ser una deportista de prestigio.

Las firmas y los medios caerán postrados ante tí si eres una it-girl (pervirtiendo, por cierto, el orígen del término, que era nada menos que de Rudyard Kipling)

PedroMarin-01(Pedro Marín, molando fuerte)

 

Esta es mi pequeña y personal lista para que te vayas desenvolviendo en el mundo moderno. Podrían haber sido 10 términos, pero la imperfección queda más trendy.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s