Francia, mon amour

Tras muchos, muchos meses sin añadir un solo post a este blog, he decidido retomarlo como una forma de distracción, admito que incluso quizá evasión en estos tiempos convulsos que vivimos y el asfixiante día a día que me está tocando vivir.

Así pues, y como una forma de “teletransportarme” a otros lugares y con la vocación y esperanza de que pueda servir a quien se esté planteando en breve o a medio plazo un viaje, me he animado a escribir este post, con algunas recomendaciones de ese maravilloso país como es Francia, a veces desconocido, a veces incomprendido e incluso otras veces despreciado por quienes, seguramente no han puesto un sólo pie en tierra gala, pero que opinan removiendo el palillo con el codo apoyado en una pegajosa barra de bar.

Soy un enamorado de Francia, de sus pueblos, sus ciudades, sus rincones…de esa habilidad que tienen los franceses para poner una luz a un peñasco y convertirlo en Monumento Nacional, de saber vivir, de saber beber y comer, de saludarte al entrar y salir de una tienda, de que el camarero se acerque a la mesa y te diga: “je vous ecoute”…incluso qué demonios, de la Torre Eiffel.

Así que, si me lo permitís, voy a recomendaros 10 lugares/destinos en Francia que bien merecen una misa y hasta una peregrinación hasta ellos. No hay un orden ni una preferencia: id a cualquiera de ellos cuando queráis o podáis. Incluso, si podéis, visitadlos todos, aunque os lleve media vida, al fin y al cabo no saldremos vivos de ella:

1 PERIGORD

“Tan lejos, tan cerca”, ocupa, posiblemente el “top five” de los eslóganes turísticos de muchos países, regiones, ciudades…y voy a sacrificar mi orgullo renunciando a la originalidad para recomendaros un lugar, una región francesa que está muy cerca de Gipuzkoa, a escasos 400 kms, pero que atesora algunos de los mejores paisajes y gastronomía de Francia. Y eso, hablando de ese país, es mucho decir.

Tomando como centro de operaciones la ciudad de Sarlat, y con los ríos Dordogne y Vezere como hilo conductor, encontraréis pueblos de ensueño como La Roque Gageac, Beynac, Brantome, Belves, Monpazier…

El Perigord se divide en 4 zonas, por colores, a saber: Verde, Blanco, Negro y Púrpura: cada uno de ellos tiene su propia ciudad de referencia y su propio relato, pero si puedes no dejes de visitar ninguno de ellos.

 

roque_0(La Roque Gageac)

 

2 BURDEOS

Aún más cerca que el Perigord tenemos Burdeos (Bordeaux), capital de Aquitania (bueno, ahora “Nueva Aquitania“, tras la reestructuración administrativa) bañada por el río Garonne y junto con su conurbación, considerada quinta ciudad de Francia.

Burdeos tiene un centro histórico reconocido en parte por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, y ha realizado en los últimos 20 años una labor de rehabilitación interior y de sus “Quai” (antiguos muelles portuarios) digna de ser visitada. Si se puede elegir fecha, recomiendo encarecidamente en Navidades o, en su defecto, la primavera.

Se puede ir en tren (TGV), pero si se decide ir en coche, merece la pena acercarse a Saint Emilion, capital vinícola de la región y pueblecito con un promontorio realmente delicioso desde el que se divisa todo un valle de viñedos que poco o nada debe envidiar a los paisajes toscanos.

burdeos-plaza-bolsa(Plaçe de la Bourse- Bordeaux)

 

3 Charente Maritime

Unos kms más arriba de nuestra sobradamente conocida costa Aquitana, en la que no voy a insistir, se encuentra el Departamento “Charente Maritime”, ahora englobado en la ya mencionada región de Nueva Aquitania, y que tiene auténticas joyas que no hay que dejar pasar si nuestro objetivo es conocer medianamente Francia.

Debido a su ubicación y climatología, recomiendo visitarla en los meses de mayo, junio y hasta mediados de julio, no más tarde, a llenarse después de parisinos y visitantes del resto de Francia e inlgeses, con las aglomeraciones que ello conlleva.

Una simple visita a San Google nos desvelará qué lugares visitar y recorrer, pero bajo ningún concepto hay que dejar de ver la poderosa La Rochelle, la adorable Royan (ojo a su catedral, muy distinta a lo que puedes imaginar al oir ese término) o las islas de Ré (Ile de Ré) y Oléron, entre otras. Si podemos añadir Rochefort o Saintes, la visita nos quedará completa.

royan_13345(Royan)

4  BRETAÑA y NORMANDIA

Seguimos remontando la costa Atlántica y nos encontramos con dos destinos que bien podrían ir separados, y son perfectamente visitables de manera diferenciada, pero creo sinceramente que si se dispone del tiempo y voluntad suficientes, deben abordarse conjuntamente.

Al igual que otros destinos,  sobre Bretaña y Normandía hay muchísima información en la red, que no voy a reproducir, pero sí voy a confirmar que, por muy “must” que sea su visita y muy viajeros “alternativos” que queramos ser, HAY QUE visitar Bretaña y Normandia: el Mount Saint Michel (lo has visto mil veces en foto, pero da igual: hay que ir), la costa de Alabastro, Etretat, la magnífica Rennes, Saint Malo, Dinan, Vannes, Quimper, Honfleur, Quiberon…y, cómo no, las playas del Desembarco.

acantilados-de-etretat(Acantilado de Etretat)

Emocionarse al pisar la misma playa en la que murieron miles de soldados por liberar a Francia de la ocupación nazi, visitar los impresionantes cementerios de la II Guerra Mundial, los Memoriales…imprescindible ir también a Caen, ciudad que quedó destruida prácticamente en un 90% y visitar la Abadía que quedó en pie…Normandía y Bretaña son bellas a rabiar, pero también tienen una historia sobrecogedora.

mont_saint_michel_mn_01_1024(Mount Saint Michel)

5 CASTILLOS DEL LOIRA

Otro clásico, y no por ello exento de encanto. La ruta de los Castillos del Loira, es, en realidad, una deliciosa excusa para recorrer los pueblos en los que se ubican y poder ir remontando el río con la misma parsimonia con que lo pudiera hace una de las barcas que se pueden alquilar para hacer tramos siendo nosotros mismos capitanes y tripulación al mismo tiempo, manejando las esclusas y parando en aquellos lugares en los que nos apetezca comprar en el mercado local, visitar un Castillo o uno de los magníficos Jardines del recorrido o, simplemente, tumbarnos a hacer un picnic (palabra francesa “pique-nique”, no lo olvidemos) en una campiña junto al río. La bicileta y, obviamente, el coche o la autocaravana son también perfectas opciones para visitar la región.

De nuevo os dejo la labor investigadora sobre dónde y cómo hay que ir para que disfrutéis preparando el viaje, pero todo lo que leáis y os cuenten sobre la ruta de los Castillos del Loira es rigurosamente cierto y probablemente se quede corto.

El paisaje del Valle del Loira, y sus monumentos culturales, ilustra los ideales del Renacimiento y del Siglo de las Luces sobre la filosofía y la creación en la entonces Europa occidental. La calidad de su patrimonio arquitectónico también es notable, por sus ciudades históricas como Blois, Chinon, Orleáns, Saumur, Nantes o Angers, y por los castillos de Chambord o Chenonceau, el castillo real de Amboise, los jardines del castillo de Villandry, el castillo del Clos Lucé o la abadía real de Fontevraud..

Chenonceau-Foto.-F.Charel_CRTCentreValdeLoire.jpg(Castillo y Jardines de Chenonceau)

Repito: todos ellos imprescindibles. Pero dejadme, como “Nota del Autor”, recomendaros que visitéis la ciudad de Tours, cenéis con horario francés  en el Quartier San Martin y os toméis un café, un crêpe o una Affligem en la Plaza Plumereau, dejando pasar el tiempo por puro placer, viendo y dejándoos ver. Y, sin duda alguna, no dejéis de lado la mítica ciudad de Le Mans. No sólo por el circuito (en el que os dejan dar una vuelta -previo pago- con vuestro propio coche), sino por el propio casco antiguo de la ciudad, con una catedral de Saint Julien que os dejará absolutamente embelesados, tanto en su exterior como, muy especialmente, en su interior, con unas vidrieras de fama mundial y que bien pudiera compararse a las de Reims o Chartres, mucho más famosas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA(Catedral de Le Mans)

6 ALSACIA

Aunque suelen ir indisolublemente unidas Alsacia y Lorena, en la práctica todos hablamos de visitar Alsacia cuando estamos preparando el viaje o, simplemente, la mencionamos cuando hemos vuelto.

Alsacia es pura fantasía, pueblecitos inverosímiles, con nombres de etimología (y orígen) alemán imposibles de pronunciar -bien- y complicados de recordar. De Alsacia te puede enamorar todo: el olor de la impresionante panadería/bollería, las carrteras que transcurren junto al cauce de los ríos y, por supuesto, la perpetua sensación de estar viviendo en un cuento de Hansel y Gretel. Alsacia es, además, cuna de excelentes vinos blancos, siendo el más conocido el Riesling.

De la misma manera que Sarlat es la capital del Perigord, en Alsacia la referencia obligada es Colmar. No es la más bonita, de hecho es muy bonita, pero sí es la más grande, con más ambiente y servicios, hoteles e incluso un camping que recomiendo fervientemente por su ubicación y tranquilidad, como una alternativa al hotel. A Colmar le acompañan lugares como Eguisheim, Riquewihr, Kaysersberg, Ribeauvillé o Turckheim. Evidentemente hay más, pero nuevamente os propongo aquellos “imperdibles”. Y un consejo más, respecto a la fecha del viaje: sin duda son pueblos preciosos en cualquier época del año, y se pueden visitar perfectamente en verano u otoño, pero si os lo podéis permitir por las fechas, os recomiendo la Navidad. Saldrá a la superficie ese niño y esa niña que todos llevamos dentro, por muy escondido que creamos que está.

colmar-mercatino-natale(Colmar)

Bonus Track: Aunque aparentemente olvidada como ciudad Alsaciana por su dimensión europea, ESTRASBURGO merece ser también visitada y paseada tanto como las demás.

2º Bonus Track: Si viajáis desde Gipuzkoa hacia Alsacia podréis ir por diferentes rutas, pero la más lógica (y corta) es la que pasa junto a Dijon. Aunque solo nos pueda sonar de la mostaza, Dijon esconde una ciudad con un precioso casco histórico, bonitos parques y una gran población estudiantil que ha hecho florecer excelentes restaurantes y “garitos” llenos de gente joven y gran ambiente. No os la perdáis.

7 ESTUARIO DE LA GIRONDE

En este recorrido un tanto deslavazado, voy a volver a acercarme a Aquitania (Nueva Aquitania, recordemos) para recomendaros un lugar con unos de los atardeceres más espectaculares que he visto: el Estuario de la Gironde. El lugar en el que desemboca el río Gironde y se encuentra con el Dordoña antes de desembocar ambos en el Atlántico, una suerte de “Delta del Ebro/Deltebre” con una gran riqueza de especies de fauna acuática y de aves, y paisajes en los que perderse durante horas y días, si se disponen de ellos.

En este caso podemos tomar como punto de referencia la ciudad amurallada de Blaye, dentro de cuya basílica en la “Citadelle” (Patrimonio de la Unesco) está enterrado nada más y nada menos que Roldan (el del cantar francés, no el de Paesa) y cuya tumba se puede visitar.

photo_aerien_blaye-g85636.jpg(La Citadelle y el Estuario)

Pero aquí no acaba nuestra visita al Estuario. De Blaye parte un Ferry que nos lleva a la región del Medoc, cuna de viñedos que producen los vinos más famosos -y caros- de la región vinícola del Burdeos, como Latour, Mouton Rothschild y Lafite Rothschild. El Medoc tiene además carreteras que transcurren “entre copas” y majestuosos Chateaux por las que conducir con la ventanilla abierta mientras llega a nosotros el olor del vino, de las uvas y del propio río, que nos acompaña hasta el final.

4205323-chateau-pichon-in-medoc-normal5-4

8 LA COSTA AZUL

De la Costa Azul podéis encontrar información y guías hasta aburrir, así que, nuevamente, prescindiré de las cuestiones e información más conocida y recurrente para dar un punto de vista más personal y, en consecuencia, subjetivo de aquellas cosas que conozco. La Costa Azul tiene como centro turístico y de referencia la ciudad de Niza. tristemente de actualidad hace escasos meses por el atentado con un camión en el Paseo Marítimo. Niza es una ciudad grande, con una zona antigua en la parte alta de la ciudad, encumbrada por un Castillo y con su parte baja junto al mar en la que podemos pasear frente al icónico hotel Le Negresco

Pero Niza tiene además la “virtud” de su ubicación, entre Cannes y Mónaco, y la posibilidad de hacer los recorridos de las tres “Corniches” (Cornisas) que nos pueden llevar a lugares tan idílicos como Villefranche-sur-Mer, Cap Ferrat, Beaulieu, Èze, Cap d’Ail, La Turbie, Roquebrune Cap Martin o Menton ente otros.

La Costa Azul nos evoca -con razón- el lujo, el glamour, el cine y la “joie de vivre”. Quizá hoy en día no sea para tanto, pero recorrerla hará volar nuestra imaginación hasta aquellos tiempos disolutos, de gafas de montura carey y descapotables tracción trasera recorriendo la otra perla del lugar: Saint Tropez, donde Peppino di Capri lo daba todo con su Twist

z_a_20419906-z

9 PARÍS

Da igual cuándo, da igual cómo, da igual con quién, incluso solo o sola. Nada de lo que pueda decir de Paris va a ser mejor que visitarlo. Si no lo conoces, ya estás tardando en coger el primer TGV o avión que salga, si es posible mañana mismo, mejor que pasado. Y si ya has estado, aunque haya sido hace dos meses, vuelve en cuanto puedas. Y ya.

10 LYON

No. No ha sido una casualidad ni un olvido. No ha sido una “repesca” de última hora ni un apósito de último momento para redondear. Lo he hecho a conciencia, guardando esta recomendación para el final como quién se reserva para un Crepe de Nutella en el postre.

Lyon, amigos y amigas, es una joya escondida. Es una ciudad de la que poco o nada oímos hablar y que, si lo hace, puede ser debido a alguna reminiscencia futbolística con el anexo de “Olympique”. Pero Lyon es mucho más. Lyon lo es todo, diría yo: es cosmopolita pero muy francesa al mismo tiempo. A falta de uno, la bañan dos ríos, el Rona y el Saona. tiene dos colinas que la franquean, conocidas como la Colina “que reza” y la colina “que trabaja”, en atención a sus orígenes obreros y religiosos. De estos últimos, aun nos queda un Sacré Coeur a escala del de Paris, con unas vistas no menos espectaculares.

lyon1

Lyon ha sabido reinventarse y llevar con orden y sosiego ser la tercera (ellos dicen segunda) ciudad de Francia. Ha sabido poner en valor y aprovechar sus Quais para hacerlos un lugar de encuentro, ocio y diversión en los cauces de los ríos. Ha sabido reutilizar los locales de la colina que trabaja, donde se ubicaban los antiguos profesionales textiles, orfebres, gráficos, en pequeños talleres de diseño y producción audiovisual. Ha aprovechado -con una enorme inversión, también es cierto- la zona denominada “Confluence“, donde se encuentran ambos ríos y que era el gran almacén del tráfico portuario fluvial de la ciudad, en un espacio de empresas con arquitectura ultramoderna.

21coop1-master1050

Lyon es la cuna de Paul Bocusse, de la “nouvelle Cuisine”, de los mercados y la gastronomía, de los que nos quedan sus encantadores y emblemáticos “Bouchons Lyonnais“, que podemos encontrar el lo que ellos llaman la “Presqu’ile”, esa “casi isla” que se encuentra entre los dos ríos que cincelan la ciudad.. Lyon tiene una maravillosa “Fête des Lumiers” en Diciembre con espectáculos de luz y sonido que acompañan a la iluminación navideña y artística de la propia ciudad.

Lyon tiene también espacios verdes y de ocio, claro, como cualquier gran ciudad, siendo el Parque de la Tête d’Or su máximo exponente, albergando incluso un ZOO urbano! Pero Lyon también tiene una arquitectura admirable, donde se combina el Patrimonio urbano histórico con el moderno, y conviven en armonía, como en el edificio de la Ópera con la cúpula de Jean Nouvel

lyon_backgroundpict_0

Si vais a Lyon y lleváis vuestro propio vehículo os recomiendo también acercaros a Annecy y de ahí, si os animáis y lleváis ropa de abrigo, id a Chamonix y subir al MontBlanc.

Adoro Lyon, no lo puedo ni quiero ocultar. Si tuviera que dejar mi ciudad e ir a trabajar o vivir a cualquier lugar de Francia y me dejasen elegir, elegiría Lyon. Os lo ruego encarecidamente: no desconfiéis porque no os suena mucho, porque no aparece en muchas guías o no conocéis a mucha gente que os haya hablado de Lyon. Es más, os diría que, si queréis, no hagáis caso de nada más de lo que he escrito en este post. Pero Lyon, ay amigos, ay amigas…Lyon, ONLY Lyon

lyon

 

 

EPÍLOGO

La información, comentarios e impresiones que acompañan a este post son absolutamente personales y subjetivas, pero están basados en mi conocimiento directo de los lugares mencionados. Es evidente que Francia tiene otros muchos lugares para visitar tan o más reconocidos que los que yo he recogido aquí. Baste citar ciudades como Marsella o Toulouse y la Provenza, por poner tres ejemplos. Pero no he estado en ellos (todo llegará) y por lo tanto no quería hablar sin conocimiento directo de causa.

P.d.: Pido disculpas por los errores que pueda haber en la ortografía francesa y los nombres propios o toponímicos, especialmente en los acentos.

 

 

 

 

 

 

Anuncios